6 claves para tener más empatía

Aplica estas seis claves y consigue influir sobre las personas que te rodean

Pasamos demasiado tiempo pensando en nosotros mismos.

Lo bueno que somos, lo grande que es nuestro negocio… en definitiva, la pasamos mirando nuestro propio ombligo.

¿Cuándo nos vamos a dar cuenta que en este maravilloso mundo todos estamos conectados y que nuestra misión es servir a los demás? Pues bien, para lograr esto, necesitamos ser más empáticos.

En este post encontrarás 6 claves para tener más empatía y para poder aportar más valor a los demás. O lo que es lo mismo, dejar de pensar en nosotros mismos para empezar a pensar en las personas que tenemos delante.

Clave #1: interésate por tus antiguos compañeros

¿Cuándo fue la última vez que realizaste un curso? (ya sea presencial o bien online)

Ahora piensa en cuántas personas había en ese curso. ¿Hablaste con tod@s durante el curso?

Posiblemente, con un 99% de probabilidad, la respuesta sea no. Excepto si sólo había 3 ó 4 personas. Por lo general, te relacionaste con un 60-80% de las personas de ese seminario o curso.

Ahora piensa en cuántos de estos compañeros sueles ver con frecuencia?

¿Ninguno? ¿Uno? ¿Dos? Eso es lo normal. Es raro, pero es lo normal.

Sucede porque somos animales de costumbres y si solemos contactar o escribir a X personas cada día, éste número tenderá a seguir igual.

A tu cerebro no le gusta los cambios. Llámalo inercia, vageza… llámalo como quieras. Pero tu cerebro es un vago y no quiere esfuerzos.

Aporta valor a la vida de las personas que te cayeron bien. Hoy es un buen momento para enviarle un whatsapp o llamar a esas personas que hace tiempo que no contactas.


Clave #2: empatía con desapego

Buenos días, ¿cómo te sientes hoy?

Esta simple pregunta, aparentemente inofensiva, puede suponer un antes y un después en el día de la otra persona. 

No esperes nada a cambio: simplemente limítate a preguntar y escuchar su respuesta.

Tal vez sea a tu compañero de trabajo, tu vecino o la persona que te vende el pan. Él o ella pensará:

-¿Cómo me siento? ¿Me está preguntando cómo me siento? ¿Sabes cuánto tiempo hace que nadie me preguntaba “cómo te sientes hoy”?


Recuerda: todos necesitamos cariño y que nos escuchen. Se llama empatía.


Y si tú comienzas a brindar empatía, te aseguro que el Universo te devolverá esa misma energía multiplicada por 10 o multiplicada por 100, siempre que tu pregunta sea sincera y con desapego.


Clave #3: confianza

La vida son decisiones. A veces (muchas veces), UNA decisión puede hacer que tu vida cambie radicalmente.

Recuerdo que en cierta ocasión, una llamada hizo que mi vida diera un giro de 180 grados y pasé de vivir en una ciudad a vivir en otra en cuestión de pocas horas. Así es la vida.

Cuando alguien te brinda su confianza, todo puede cambiar. Incluso puede decirte “SÍ” tras preguntarle: ¿puedo irme unos días a vivir a tu casa? Me acabo de separar y necesito pensar qué hago a partir de ahora en mi vida.

La confianza que te brinda ese amigo tras ese “SÍ” no tiene precio. Por eso te animo a que valores más las relaciones de las personas que realmente te importan. NO des por hecho que son tus amigos y ya está. La confianza se gana si, después de sembrar la semilla adecuada, regamos la planta con el agua del tiempo y las experiencias.


Clave #4: vamos a tomarnos algo

¡Cuántas veces habrás oído la frase: “A ver cuando nos vemos y nos tomamos algo”!

Esa frase es tan vacía, tan carente de sentido y tan estúpida, que jamás será real. O sea, jamás detrás de un “a ver cuándo nos vemos…” hay algo concreto.

Vale, está claro que todos vamos “a nuestra bola” y cada día, para muchos, es un no parar. Colegio, carretera, coche, trabajo; comer, trabajo, casa, cena…

Hay cierta rutina que agobia a la mayoría de las personas y por eso están buscando “salir de la monotonía” y por ende, salen a divertirse. Porque sus trabajos no les gustan o porque prefieren no ir a casa a ver a sus parejas. Esas son las dos principales razones por las que prefieren quedar a ver a sus amigos.

-Felipe, ¿qué te parece si nos vemos este sábado a las 12:00 para tomar un café? ¿O te viene mejor el domingo a las 18:00?


Así de simple. Así de concreto. Ofrece dos opciones (cierre alternativo) pero ¡¡concreta!! Empatizar también es saber concretar. En lugar de dejar en manos de “algo o de alguien que no conoces”… ¡¡se tú el que toma la decisión!!


Clave #5: lo que le interesa al otro

¿Qué es lo que le gusta a tu amigo? ¿Cuál es la actividad favorita de tu compañera? ¿Cuánto tiempo hace que no vas con él o ella a aquel lugar que tanto le gusta?

Ponte en el lugar del otro y piensa qué es lo que realmente le interesa a la otra persona. Esa es la base de la empatía: ponerte en el lugar del otro.


Pero no hablo del juego aquel de: “hoy yo elijo película y la próxima semana eliges tú”. Eso es chantaje. Me refiero a empatía y hacerlo con un total desapego.


Ya sé, ya sé que prefieres ir a ver el partido de fútbol con tus amigos, pero tal vez ella no quiere eso. ¿Te paraste a pensar que es hermoso ponerte en el lugar de ella? ¿Por qué no sorprenderla con algo que realmente le guste a ella?

No sois desconocidos. Para trabajar la relación es imprescindible que haya cierto componente de sorpresa y que la rutina no invada vuestras vidas.

Por eso empatizar es una herramienta fundamental en este punto. Así tú sacrificarás lo que te gusta a ti y dejarás de pensar en ti y solo en ti, comenzando a ver todo desde otro prisma. Eso es Amor, empatía y pensar en los demás.


 

Clave #6: escucha sin juzgar

La última vez que hablaste con alguien, estoy seguro que estabas esperando que acabara su frase para decirle alguna de estas cosas:

*Yo también…

*Pues a mí me pasó que…

*Eso no es nada, lo mío sí que es importante. Escucha…

Estas frases no te ayudan a hacer amigos. Solo te llevan a hacer enemigos. O, al menos, a alejar de ti a las personas que podrían convertirse en amigos.

Escucha. Oye lo que tu interlocutor tiene para ti.


Es posible que si lo haces sin juzgar, aprendas mucho. Si lo único que buscas es hablar tú o llevar la razón tú, entonces jamás evolucionarás ni serás feliz. Puedes ser feliz o llevar razón, pero no las dos cosas.


Decide si en la próxima conversación que tengas con ese amigo o compañero, vas a ponerte en modo “escucha activa” y vas a trabajar la empatía, en lugar de querer hablar solo tú.

¿Lo vas a hacer la próxima vez? Espero y deseo que así sea. Ya verás lo que ocurre.


Conclusiones finales

Bien, seguro que algunas de estas claves te han resultado interesantes. Es posible incluso que hayas visualizado con quién vas a practicarlas la próxima vez que lo veas. ¿Verdad?

Mi intención con este post fue mostrarte tips sobre empatía y cómo puede mejorar tu vida si las pones en práctica.

Suponen una alternativa a la típica comunicación que sueles tener con tu amigo o tu pareja. NO se trata de ti, sino de aprender a ser cada día algo mejor.

Sin duda, estas 6 claves encierran poderosos consejos que pueden ayudarte a ti a seguir avanzando y mejorando tus habilidades sociales, siendo más empático y escuchando más en lugar de hablar tanto.


En Komünikare hemos creado programas innovadores destinados a emprendedores, empresarios y líderes de MLM, tales como este curso de Liderazgo para directivos o este Curso de neuroventas, en el cual aprenderás a tocar los BVR (botones de venta reptiles) de tus clientes y conocerás modernas e infalibles técnicas de ventas con Neurociencia aplicada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *