¿Te comunicas con tu hijo?

¿Estás teniendo en cuenta su opinión o solo quieres imponer la tuya?

Matemáticas, Lengua, Ciencias sociales… todas estas materias son necesarias para tu hijo. De hecho, ya las aprende en la escuela o en el instituto, pero, ¿Qué es lo que está aprendiendo en casa? ¿Tienes en cuenta su opinión? ¿Permites que exprese sus ideales?

Un estudio publicado en el año 2003, en Reino Unido demostró que los niños de entre 9 y 10 años que participan en conversaciones familiares con adultos, llegan a entender mejor las ciencias y las matemáticas. Pero no solo eso…

Pero no solo eso. Aquellos jóvenes a los que se les tiene en cuenta en las conversaciones con adultos en su hogar, tienen una mayor autoestima. De hecho, su poder de convicción y persuasión al defender sus ideales en la escuela o instituto, aumenta considerablemente si se les permite expresarse y comunicarse.

La influencia y el ambiente que tengan en el hogar es, por lo tanto, fundamental.

Aunque la vorágine del día a día y la creciente lista de actividades laborales te resten demasiado tiempo, no olvides que es fundamental comunicarte con tu hijo. Saber escuchar lo que está necesitando, es determinante para que el vinculo entre ambos se haga más fuerte.

Estos 4 consejos te pueden ayudar a que la comunicación con tu hijo potencie vuestra relación.


1.¿Cómo te sientes?

Busca un momento del día para hablar con él o ella. Por ejemplo, a la hora de la cena o justo antes de acostarse, puede ser un buen momento para preguntarle cómo le fue el día, cómo se siente o si le gustó la comida del comedor.

¿Qué está pasando por su cabeza? Si no hay una buena comunicación con tus hijos, jamás lo vas a saber.


2.Empatía: ponerse en lugar del otro

Para fomentar la empatía, es importante que tu hijo se ponga en el lugar del otro. Por ejemplo, si te está contando que “hoy Juan le quitó a María el lápiz y la maestra los castigó”, puedes hacerle la siguiente pregunta:

¿Y qué crees que sintió María cuando le quitaron el lápiz? ¿Por qué crees que Juan hizo eso?


3.Bríndale tu ayuda

Puedes animarle a que te haga preguntas sobre algo que no hayan entendido en clase. ¿Cómo te fue hoy en el Instituto?

-“Bien, pero Hoy explicaron las potencias y ecuaciones de segundo grado y no me enteré muy bien”.

-¿Quieres que te ayude con eso? Podemos buscar en internet juntos lo que no sepas y me pongo contigo un rato y te ayudo a entenderlas, ¿quieres?

.


4.Potencia el debate

Un niño, por lo general, no es tenido en cuenta cuando se está decidiendo algo importante en el seno familiar.

Si tú quieres ir de vacaciones a un lugar de costa y tu pareja prefiere ir a una casa rural, preguntarle su opinión a tu hijo, provocará que él se sienta parte de este debate.

Saber su opinión y las razones (argumentos) por los que prefiere una cosa o la otra, le hará sentirse parte del núcleo familiar y, por ende, se fortalecerá el nexo de unión de todos.


A veces, es simplemente aplicar el sentido común. Solo que, en muchas ocasiones, no nos damos cuenta como padres de la importancia que tiene que nuestros hijos formen parte de esas conversaciones familiares.

En Komünikare brindamos herramientas tales como cursos para niños o cursos para adolescentes, que les pueden ayudar para fomentar su gestión emocional, comunicación y liderazgo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *