Supera tu miedo a hablar en público en 4 simples pasos

Estás a cuatro pasos de vencer tus miedos

En su libro “Habla como un líder”, Julián Reyes nos cuenta un concepto bien interesante: “”No te preguntes si comunicar bien es difícil, pregúntate si puedes hacerlo fácil”.

Inspirados en esa sugerente frase, hemos creado este artículo para ti, porque sabemos que quieres vencer ese miedo.

Tanto si ya has experimentado esa sensación escalofriante que te sube por la espalda cuando tienes delante de ti a un público, como si es la primera vez, es importante que sepas que superar tu miedo a hablar en público puede ser realmente simple. Quédate hasta el final y te contamos cómo lograrlo.

Paso 1. Define qué quieres conseguir

Todos tenemos voz, por lo tanto, todos podemos ser grandes comunicadores. Pero ojo, es muy distinto que tu meta sea “quiero llegar a ser presidente del Gobierno” a “quiero dar un discurso brillante en la boda de mi mejor amigo, sin que me suden las manos”.


La boda de mi mejor amigo

Para lo primero, posiblemente tendrás que dedicar muchos años para formarte, enrolarte en un partido político afín a tus ideales (o no), pasar por un proceso de mucho tiempo dedicado a entender cómo funciona todo, etc. y al final ser elegido en las elecciones libres y democráticas. Para lo segundo, basta con aprender que tú eres más grande que tus miedos.

El primer paso es definir qué quieres conseguir, tener una meta es crucial para el éxito tanto en la oratoria, como en la vida en general.


Paso 2. Sé mentalmente fuerte

Todos te miran

Cuando tienes 10 ó 12 ojos mirándote fijamente justo antes de empezar a hablar, te pones nervioso. ¡Quién no! Pero cuando son cientos los ojos los que te miran, tienes aún más miedo. ¿Te ha ocurrido?

Ahora, te invitamos a que lo pienses en frío, racionalmente, ¿el miedo es proporcional al número de personas que te mira? ¡Qué regla de 3 tan estúpida, no?

O sea, ¿si hay 3 personas delante tuya,

tu miedo es menor que si hay 6 personas?

¿Y si fueran 10?

Y ahora otra pregunta, ¿si fueran 10 las personas que te miran, el miedo debería ser mayor que si únicamente son 5? Quítate eso de la cabeza, porque es una estupidez.

No es un factor externo quien determina el miedo que sientes: es interno. Tú debes ser más grande que tu miedo.

En el 99% de los casos es por falta de autoestima o autoconfianza que sientes miedo. Por eso es tan importante comenzar a temprana edad a practicar oratoria, para fortalecer la autoestima y tener poderosos recursos que te hagan fuerte, sobre todo mentalmente.


Paso 3. Quiere a tu audiencia y aléjate del resultado

¿Estás aportando valor?

Olvídate de los aplausos finales que te darán cuando acabes. No te tirarán tomates y te abuchearan si lo haces mal. Quítate eso de la cabeza. No importa la cantidad de aplausos, solo importa una cosa: ¿te sientes bien aportando valor a los demás?

Tu discurso debe fundamentarse en abrazar a tu audiencia, llevarlos de viaje, hacer que experimenten y se sumerjan contigo en la historia o información que les vas a contar. Quiérelos. Mientras más les hables a ellos con el Amor que nace de tu intención al comunicar, mejor te saldrá tu discurso.

¿Te sientes con energía?

Es más, no es tan importante las palabras que les dices a ellos, sino la intención y la energía que transmites cuando comunicas. Cuando les hablas emites una energía, recuerda siempre esto.

Por ejemplo, si hablas monótonamente durante 5 minutos (sin efectuar variaciones de tono, sin hacer pausas, sin lograr algún “efecto wow”, etc.), emites una energía muy baja. Es por esto que la gente se queda dormida en ocasiones.

Evita eso, subiendo tu frecuencia de energía cuando das tu discurso. Así mantendrás “viva” a tu audiencia.


Paso 4. Prepara un sandwich

… y dales de comer

Es imprescindible que le pongas ganas, ilusión y tiempo a crear un inicio y un cierre poderoso. Lo que digas en el centro no es tan importante como un impactante inicio y un inolvidable final.

Es lo que se conoce como “efecto sándwich”. Este término también es muy conocido a la hora de realizar evaluaciones eficaces.

Tienes 10 segundos

Si has conseguido atrapar a tu público desde el principio, en los primeros 10 ó 15 segundos, lo más lógico es que preste atención a lo que les vas a contar a continuación. Llegados a este punto, cuando pases a lo que se denomina “el cuerpo” de tu discurso, es recomendable que recuerdes que “mejor de 3 en 3”.

Exponer muchas ideas no será tan eficaz como narrar y argumentar 3 conceptos en el “cuerpo” de tu discurso. Está neurocientíficamente comprobado que para el orador y para el público, es más fácil de asimilar 3 (ó como máximo 4) ideas, en lugar de dar una información demasiado densa.

Mejora constante

Para finalizar, haz un cierre poderoso y ponte como meta mejorar de cara al siguiente discurso. Recuerda, los miedos están en tu mente.

Practica, practica y practica. Solo así conseguirás alejarlos.

Verás cómo, paso a paso, te convertirás en un extraordinario comunicador y podrás hacer un gran discurso en la boda de tu mejor amigo (o lo que tú quieras conseguir).


En Komünikare , Escuela de oratoria para niños y padres, brindamos programas formativos a distancia, especialmente pensados para niños de 9 a 12 niños, cursos para adolescentes de 13 a 18 años y también contamos con cursos específicos para adultos. Pensamos que mientras antes se empiece a asentar las bases de la comunicación, más alto será el castillo, mayor será su autoestima, su autoconfianza y su autoliderazgo.

Visita nuestra web para conocer los programas de formación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *